“Gestión de Personas”, testimonio de Maggie João

La gestión de personas es uno de los pilares más relevantes en lo que respecta al capital humano. Este capítulo incluye varios conceptos fundamentales que marcan la diferencia cuando se aplican correctamente en la gestión de recursos humanos, entre los que puedo destacar el liderazgo, el coaching, el mentoring, la motivación, la inspiración y el autoconocimiento.

Tratar con personas no siempre es fácil, ni a nivel profesional ni personal. La simple interpretación de hechos puede ser diferente de persona a persona y eso ya basta para causar desafíos, inestabilidad e incluso enfrentamientos. Por eso es tan importante tener consciencia de cómo nuestras acciones afectan a los demás y qué tipo de reacción provocan en nuestro interlocutor.

También resulta interesante analizar que, con el ritmo acelerado de nuestros días, es más rápido y fácil pasar los mensajes que queremos transmitir por correo electrónico y no a través de otra forma de comunicación para evitar falsas interpretaciones o impresiones.

Así, la comunicación constituye también otro concepto que debemos vigilar de cerca en lo que concierne a la gestión de personas. La comunicación es una vía de dos sentidos y tener consciencia del impacto de nuestra comunicación en los demás, un gran paso.

En su libro ¡Alza el vuelo! Daniel Silvert menciona que más importante que la conocida regla de oro «Trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti» es la que él denomina «la regla de la casa»: «Trata a los demás como les gustaría que les tratasen». Esta regla de la casa presupone que el individuo debe adaptar su estilo al de los demás, lo que aumenta sus posibilidades de tener más éxito en la concreción de sus objetivos en sus interacciones con los demás.

La gestión de personas no es nada nuevo ni sobrenatural. Algunas personas pueden tener más aptitud para relacionarse con los demás o mayor comprensión o asertividad que les ayudará en la interacción entre compañeros, colaboradores, clientes, proveedores, etc. Lo importante consiste en basar esta gestión en valores esenciales en las relaciones humanas, entre los que destaca el respeto, como resalta el autor.

En resumen, es importante desarrollar sus competencias para liderar mejor a las personas y tratar con ellas. Estas competências pueden ser la empatía, escucha activa o inteligencia emocional de una forma más sistémica. Hay cursos, libros y vídeos pedagógicos que le pueden ayudar en este recorrido, pero la vía más eficaz consiste en la práctica. Por encima de todo, en sus intervenciones haga lo posible por estar realmente presente cuando interactúe con los demás (no tan solo «de cuerpo presente») e invierta tiempo en la relación con su interlocutor, en vez de «perder tiempo», para que la comunicación resulte más fructífera para todos.

Ser líderes de personas empieza por ser líderes de nosotros mismos, y en este campo la autenticidad es fundamental.

 

MAGGIE JOAO, EXECUTIVE & LIFE COACH

(CERTIFIED COACH SUPERVISOR)