20 reglas de gestión de tiempo para agentes iniciantes

Empieza a tener éxito desde el principio de su carrera en el inmobiliario, siguiendo estas buenas prácticas para gestionar tu tiempo sabiamente.

Cuando empiezas a trabajar en el sector inmobiliario, puede que te encuentres a ti mismo haciendo tiempo hasta firmar con tu primer o segundo cliente. Puede costarte imaginar que llegará un día en que te cueste de verdad gestionar varios clientes, transacciones y reuniones todos los días. Por eso es muy importante comenzar, desde el principio, a elaborar un plan de gestión del tiempo diario, semanal, mensual y anual para mantener el rumbo.

A continuación se presentan 20 estrategias comprobadas para ayudarte a iniciar tu carrera con una base sólida, para que, en el momento en que arranques, consigas seguir el ritmo.

 

GESTIÓN DE TIEMPO DIARIA

  1. Planea tu día

Reserva algún tiempo todas las mañanas para pensar en tu plan diario. Puedes hacerlo mientras te duchas, conduces o mientras te bebes un café. Piensa lo que tienes que hacer, lo que deberías hacer y lo que quieres hacer, y elabora un plan.

  1. Empieza por lo más difícil

Este consejo de Mark Twain trata de prioridades. Si tienes que llevar a cabo alguna tarea compleja, avanza y ejecútala por la mañana pronto. Esto hará que el resto del día discurra fácilmente y te permite empezarlo ya con un sentimiento de realización.

  1. Conócete a ti mismo

Vas a recibir muchos consejos de amigos, familia y compañeros, pero solo tú sabes lo que funciona mejor para ti. Programa tu día en función de tus periodos de mayor productividad. Haz pausas y date recompensas a ti mismo cuando sea necesario. Maximiza tu desempeño personal para un mayor éxito profesional.

  1. Evita distracciones

Puede parecer divertido sentarte delante de la televisión mientras haces tu trabajo, sin embargo, probablemente sentirás que sentarte en una mesa de oficina o incluso trabajar en una cafetería te permite estar más centrado y ser más productivo. Si realmente te enfocas en las tareas y las cumples, puedes darte más momentos para ti mismo.

  1. Di «no»

Cuando estás empezado puede resultar muy tentador decir que sí a todos los cursos, eventos y oportunidades que surgen, y ciertamente, si provienen de los sitios adecuados, serán ventajosos. Sin embargo, tienes que estar dispuesto a decir que no a las actividades que te quitan tiempo y energía y que no añaden valor a tu vida personal y profesional.

  1. Descubre más tecnología

En múltiples soportes, desde el móvil al tablet, pasando por el ordenador, las apps y plataformas, vas a ver que existen numerosos recursos que se pueden explorar, que te pueden permitir aumentar tu productividad. Aprende a maximizar la tecnología y ponla a tu disposición para ahorrar tiempo y energía todos los días.

  1. Domina el móvil

De modo parecido, muchas de las plataformas que se usan en el ordenador presentan versiones para móvil increíblemente robustas y bien desarrolladas. Domina las versionas móviles de tus plataformas de CRM y gestión de operaciones para que puedas trabajar fuera del despacho y evitar tener que hacer noches.

  1. Registra las informaciones en tiempo real

Si ya te encuentras ahogado entre tarjetas de visita y papeles con notas, tal vez sea necesario mejorar el modo en que gestionas la información en tiempo real. Reserva un tiempo extra para colocar la información de tus contactos en el móvil, incluyendo las notas que tomas durante las conversaciones, para que puedas dar seguimiento al trabajo de forma más precisa y en tiempo útil.

  1. Bloquea tu tiempo

En vez de permitir que todo suceda a la vez, bloquea tu tiempo para obtener mayor eficacia. Dedica bloques de tiempo a la generación de potenciales interesados, creación de contenidos, análisis de mercado y otras actividades profesionales, del mismo modo en que reserva un tiempo para las actividades personales y profesionales que quieres realizar a diario.

  1. Pon alarmas

Analiza tu calendario por la mañana y pon alarmas cinco o diez minutos antes de cada uno de los compromisos más importantes. Así no pierdes la noción del tiempo, cumples lo planeado y automatizas algunos minutos de transición entre las tareas.

 

GESTIÓN A LARGO PLAZO

  1. Llévate bien con todo el mundo

Recuerda las palabras sabias de RuPaul: «Hay suficiente tarta para todos». Para de pensar que todo el mundo a tu alrededor es un competidor, y aprende a colaborar cuando sea apropiado. Cuanto mejor consigas comunicar y cooperar con tus compañeros, más te darás cuenta de que están dispuestos a ayudarte cuando necesites.

  1. Evita el melodrama.

Siguiendo el mismo pensamiento, evita al máximo entrar en las intrigas de la oficina. Los melodramas son un desperdicio de tiempo y energía para los cuales simplemente no tienes disponibilidad. Si te encuentras involucrado en estas actitudes, pregúntate qué podrías hacer para ser más productivo, en vez de enfocarte en los demás.

  1. Encuentra un coach o mentor

Un buen coach te puede ayudar a evitar errores y a implementar las mejores técnicas que te van a ayudar a lo largo de tu carrera. Incluso un libro reconocido para nuevos agentes inmobiliarios o un canal de YouTube patrocinado por un buen productor pueden ofrecer consejos prácticos e impedirte de tener que inventar la pólvora al empezar tu carrera.

  1. Despide a tu peor cliente

Puedes constatar que hay un cliente que te está consumiendo demasiado tiempo y energía, que te impide a diario hacer lo que tienes que hacer y esta situación está incluso afectando a tu tiempo personal y familiar. Si te sientes completamente consumido por un cliente problemático, tal vez haya llegado la hora de librarte de él.

  1. Cultiva el Mindfulness

Tan solo algunos minutos diarios de silencio u otra práctica de meditación pueden suponer grandes beneficios físicos, mentales y emocionales. Crea el hábito de pasar algún tiempo, bien cuando te levantes, a mediodía o por la noche, de parar para descansar y reflexionar tranquilamente, y descubre la diferencia que esa simple práctica tiene en tu energía y eficiencia.

  1. Mantente saludable

No cedas a la tentación de enfrentar el estrés a través del alcohol o la comida procesada, ni dejar de practicar ejercicio con la justificación de que no tienes tiempo. Cuanto mejor cuidas tu cuerpo, mejor te cuida él a ti. Los hábitos saludables marcan la diferencia en tu estado de espíritu y en tu productividad todos los días.

  1. Visualiza tu día perfecto

Una de las mejores formas de motivarte es pasar algún tiempo, a diario, visualizando un día perfecto en tu carrera en el sector inmobiliario. ¿Qué harías? ¿Dónde irías? ¿Con quién te encontrarías? En el momento en que empieces a definir estos elementos, estarás del mismo modo a desarrollar una mentalidad que te va a ayudar a esclarecer lo que tienes que hacer y las personas que tienes que conocer para crecer en tu profesión. Rápidamente estarás en la realidad viviendo tu día perfecto visualizado.

  1. Establece metas personales.

La mejor manera de garantizar que permaneces en el camino correcto es enfocarte en tus metas personales. Independientemente de que sean metas financieras, de relaciones personales o familiares, mantener el enfoque y la persistencia te va a permitir mantener el rumbo cuando los problemas sean reales.

  1. Mantén buenos registros

Ser un agente inmobiliario es como gestionar su propio negocio. Necesitas controlar:

  • Transacciones e hitos
  • Costes e ingresos
  • Contactos y oportunidades de negocio
  • Requisitos de formación
  • Inversiones y seguros
  • etc.

No dejes atrás el mantenimiento de tus registros. Incluye esta tarea en tus bloques de tiempo y asegúrate de que la llevas a cabo de forma constante, para que no tengas que volver a hacer cronogramas después del hecho consumado.

  1. Perfecciona tu rutina constantemente

Pasa algún tiempo de tu mes, trimestre o año analizando tu rutina e intenta ver cómo puedes ser más eficiente.

Participa en algún curso para mejorar el uso de su sistema de gestión de operaciones. Asiste a algún webinar para mejorar tu marketing. Subcontrata la contabilidad o encuentra un Asistente Virtual para ayudarte a controlar tus tareas administrativas.

Nunca te quedes satisfecho con tu sistema actual, porque siempre puede mejorarse.

 

Artículo de INMAN por Christy Murdock Edgar